28/11/19

Christian Laval -Pierre Dardot / Revolució russa / Ferran Aisa


L’ombra de les revolucions del segle XX

Ferran Aisa

La sombra de octubre (1917-2017) de Christian Laval y Pierre Dardot

(Gedisa, Barcelona, 2017)




Els autors francesos Christian Laval i Pierre Dardot han escrit un assaig on venen a explicar-nos que 
la revolució bolxevic de 1917 va ser una enganyifa, un cop contrarevolucionari contra la Revolució de febrer d’aquell mateix any. Expliquen com els bolxevics van acabar amb el poder dels soviets i la insurrecció d’Octubre no va ser més que un cop d’Estat dirigit per el propi Lenin.

Els autors de l’assaig parlen de la revolució de febrer, de la caiguda del tsarisme i de la nova situació que viu Rússia en aquells històrics moments. La preparació de la insurrecció bolxevic contra el Govern Provisional i la Duma. La consigna insurreccional d’Octubre de 1917, “Tot el poder per els soviets”, no va ser més que una frase per agrupar-los a l’entorn dels bolxevics que van prendre el poder amb el seu nom i van acabar amb la Revolució de febrer de 1917, que agrupava els partits que formaven part de l’Assemblea Constituent. La constitució del Partit Comunista com essència de les Tesis d’Abril del bolxevisme i la simbiosi de Marx amb Lenin donant pas al naixement del “marxisme-leninisme”. La presa del poder bolxevic de l’Estat, la “dictadura del proletariat”, l’eliminació del poder dels soviets, l auge del Comitè Central del partit com principal força de poder i la figura omnipresent del secretari general. La creació de la Komintern (Internacional Comunista) i els primers congressos d’on naixerà la ISR (Internacional Sindical Roja). L’expansió de la revolució soviètica a l’Alemanya espartaquista de Rosa Luxemburg i Karl Liebknecht i l’hongaresa de Bela Kun, totes dues fetes fracassar per la força de les armes.

L’enfortiment de l’Estat bolxevic sobre la resta de partits polítics i organitzacions revolucionàries incloses les forces anarquistes. La sobirania plena d’un Estat antisoviètic com contradicció de la base revolucionària d’Octubre.

La tesis de Laval i Dardot es sustenta amb els escrits d’autors que van ser crítics amb la Revolució soviètica com el militant i escriptor anarquista Volin (autor de la Revolució desconeguda), Víctor Serge que va passar del bolxevisme a la crítica del stalinisme autor del I any de la Revolució, Pierre Broué amb El partit bolxevic, Alexandre Berckman El mite bolxevic, etc. Naturalment no manquen les cites dels principals teòrics del comunisme soviètic Lenin, Zinoviev, Trotski... Resumint, Laval i Dardot desfan el mite de la Revolució soviètica i ajuden a veure com el marxisme-leninisme va acabar essent una doctrina opressora. Una dictadura no del proletariat, sinó contra el proletariat, convertint l’estat soviètic en un immens Estat opressor, fortament burocratitzat i amb una policia política (Checa) amb grans poders. 

La segona part del llibre tracta de les revolucions amagades com la mexicana, l’espanyola i altres. Respecte a la Revolució mexicana destaca sobretot l’aportació

dels escrits publicats a Regenarión per Ricardo Flores Magón del Partt Liberal Mexicà, d’arrels llibertàries. La revolta agrària encapçalada per Emiliano Zapata. L’intent soviètic de controlar la revolució a través de l’emissari Borondin amb la creació del Partit Comunista Mexicà seguint les directrius de la III Internacional. L’altra gran revolució tractada pels autors de l’assaig és l’espanyola. Novament ens trobem amb una revolució amagada tant pel capitalisme com pel comunisme,  Laval i Dardot es sustenten amb llibres com El gran camuflatge de Burnet Bolloten, La revolució i la guerra d’Espanya de Pierre Broué i Émile Témime, L’Espanya llibertària de Gaston Leval i, entre altres, Homenatge a Catalunya de George Orwell. Sobre la Revolució espanyola hauríem d’incloure dos altres llibres fonamentals per entendre tant la seva part positiva com negativa, el de Hans Magnus Enzerberger El curt estiu de l’anarquia i de Vernorn Richards Enseñanzas de la Revolució Espanyola, en el primer veiem la part més entusiasta de la revolució que va del 19 de juliol de 1936 fins a finals de setembre del mateix any i que té el seu colofó el mes de novembre amb l’enterrament de Durruti, i l’altre analitza tots els detalls que van convertir la revolució en una contrarevolució. També en memòries de militants destacats del anarquisme com Joan García Oliver, El Eco de los pasos, es pot entendre que fou aquell maremàgnum que va representar aquesta revolució dins de la Guerra Civil Espanyola. Un altre autor citat és Gaston Leval per entendre que van significar les col·lectivitzacions agràries i industrials a l’Espanya revolucionària.

Els autors recuperen el concepte del comunisme des del punt de vista dels socialistes utòpics com Etienne Cabet autor de Viatge a Icària i Théodor Dézamy autor de l Codic de la Comunitat. I per acabar mostra la ideal del comunisme dels comuns des de la municipalitat: <<Más allá de la cuestión de la ciudades tomadas en sí mismas hay que recordar que la comuna o el municipio es el común políticos de base. El proyecto de un comunismo de las comunes, el de una confederación de comunes.>> En el fons és el clàssic plantejament llibertari del municipi lliure...




Ferran Aisa-Pàmpols (novembre de 2019) 


18/11/19

Ficción / Realidad / Ferran Aisa


FICCIÓN Y REALIDAD 
Ferran Aisa



Todo artista se halla en el deber de descifrar, día tras día, el misterio de la vida y del mundo que le ha tocado vivir. El hombre a veces vive en el silencio y de repente, como la raíz de su pasado, suelta su primer grito, este primer grito fue la primera rebelión del ser humano. Miles de trabas e inconvenientes han creado en el hombre un subconsciente de ser reprimido, de ser dominado, de ser frustrado, pero como los ángeles los hombres también han aprendido a rebelarse. La rebelión ha sido siempre síntoma de humanidad y de progreso. Afirmo, también. que las rebeliones no han de ser siempre violentas, bien claro tenemos los ejemplos de los primeros cristianos o de los indios de Ghandi o de los negros de Luther King o de los hippies y sus florecillas en San Francisco. Todas estas rebeliones humanas no creo que hayan sido en vano, pues por lo menos han servido para mentalizar en el hombre que con el pacifismo también se consiguen victorias, aunque en nuestro tiempo triunfe con gran apoteosis la violencia.

Ahora, dejando aparte la violencia y el pacifismo, tareas humanas ambas, me adentraré en la ficción y en la realidad de las cosas. Como artista y como todo artista que se precie he de intentar descifrar los cometidos de la ficción y de la realidad, he llegado al punto de creer que hay ficciones que son reales y hay realidades que son ficciones. El mundo es una gran mentira y la vida una tragicomedia. En este mundo lleno de problemas y de confusiones, el hombre se ve rodeado diariamente de ficciones que son reales y de realidades que son ficticias. Hay quien prefiere vivir con la ficción a cuestas cosa muy fácil por otro lado con cerrar los ojos a la verdad (o a la realidad, mejor dicho) basta, y hay gente que se aferra con fuerza a la realidad, pero su aferramiento es tal que viven toda la vida agarrados a esa realidad que ellos mismos creen que es absoluta, cuando todas las cosas son relativas, bien que lo afirmó Einstein en sus revolucionarias teorías científicas. Este hombre sumido en su realidad cotidiana no hace ni un mínimo esfuerzo para salir de ella, a veces las realidades se deforman por esto o por aquello, la vida está llena de trampas, y el hombre confuso ante las cosas que le sucede no sabe que creer. Algo de esto pasa actualmente en nuestro mundo cuando reina la confusión y la violencia, todo se puede esperar menos la paz… Quizá cualquier día de los nuestros estalle la tercera guerra mundial y entonces no quede piedra sobre piedra o bien el hombre (quien quede vivo) tenga que volver a empezar desde el principio. No hay porque olvidar que la vida es una rueda que gira y gira. ¿La vida se repite? ¿La historia se repite? Quién sabe, vamos, digo yo. Así afirmo que el hombre vive entre la ficción y la realidad en su cotidiana lucha de cada instante vital. El artista, por otro lado, tiene el agradable (o penoso) deber de descifrar los misterios que les rodean. El artista tiene la obligación de ser ficticio y real a la vez.

El arte no está marcado por unos cánones igualitarios, sino que es cambiante y pluriestilista, no hay una línea fija para el arte. Los artistas modelan sus obras con más o menos ficción, pero siempre basándose en una realidad, aunque esta pueda ser irreal, sin dejar de ser ficticia. He querido encontrar en todas las artes el apoyo humano que me permita vivir consecuentemente en consciencia con las cosas de este mundo. Cada arte tiene sus misterios y sus salidas, ficción y realidad se dan cita en todas las artes. Bien mirado el arte no es más que una ficción imitando a la realidad o a la irrealidad. El mundo del arte se mueve, el movimiento crea, crear es lo importante. Cuando vivimos en un mundo divido en el cual se dan cita diversas sociedades que organizan y administran nuestras vidas, todo depende del lugar de nacimiento, creo necesario afirmar que tan penoso es la sociedad de consumo como la sociedad de productores, la primera intenta hallar el bienestar y el lujo, mientras la segunda intenta alcanza lo suficientemente necesario, pero los resultados me parecen negativo, tanto en un sistema como en el otro, pues para alcanzar estas metas el hombre es explotado hasta el máximo. La creación tiene como principio la reivindicación humana, el hombre es un artista en potencia, hay que potenciar el ingenio del ser humano, ya sea en el arte o en el trabajo. Sí, ficción y realidad, de repente nos encontramos en los bajos fondos de Gorki, pero al traspasar una puerta vemos el espejo que Lewis Carrol construyo ficticiamente para Alicia, y, como ella, lo atravesamos. La vida es esto, nada más que un sueño que nos muestra la ficción y la realidad.
Ferran Aisa-Pàmpols (Artículo inédito)



19/10/19

Jules Vallès / Comuna de París / Ferran Aisa


JULES VALLÈS, CRONISTA DE LA COMUNA



El 26 de marzo de 1871 la primavera ha florecido. París vibra emocionalmente una nueva etapa de su historia, el pueblo está en la calle sin miedo, esperanzado…, tras la gran victoria proletaria del 18 de marzo, acude a las urnas para elegir al nuevo ayuntamiento y a los diputados de la Comuna. Al día siguiente más de doscientos mil ciudadanos se acercan al ayuntamiento; las calles y plazas están llenas de banderas rojas, banderas negras, la multitud canta la Marsellesa. Los miembros del comité central, portando una gran bandera roja, aparecen en un balcón; el poder ha sido entregado a la Comuna; Ranvier, en nombre del comité, da el grito de guerra: <<Queda proclamada la Comuna en nombre del pueblo.>>

Hablar de Jules Vallès es hablar de la Comuna, pues él, aparte de ser un activo participante de la revolución comunal, desde las barricadas en la calle y desde la tribuna de su periódico Le Cri du Peuple (El grito del pueblo), es miembro electo en las elecciones comunales y forma parte del comité central de la Comuna en su calidad de responsable de Enseñanza y Cultura. Vallès, posteriormente, tras la debacle a sangre y fuego del 26 de mayo con el triunfo de los reaccionarios encabezados por Thiers, será condenado a muerte, aunque logrará escapar a Londres, desde donde continuará colaborando en periódicos y escribirá su famosa trilogía de Jacques Vingtras, verdadera obra de arte de la narrativa épica francesa.

Jules Vallès nace en Le Puy-en-Velay (Alto Loira), el 5 de junio de 1832, en Francia reina Luis Felipe. En 1840 marcha a vivir a Saint Etienne; su padre que es maestro ha sido trasladado al Colegio Real de esta ciudad, aquel mismo año en París Thiers forma gobierno. En 1848 se instala en París para estudiar y es testigo de la revolución de mayo y de la proclamación de la República. Luis Napoleón es elegido presidente por sufragio universal. Carlos Marx y Federico Engels redactan en Londres el Manifiesto Comunista.

Jules Vallès es un joven rebelde, lo es desde los primeros pasos en la vida, no le gusta el ambiente social en el que vive y se rebela. De sus sueños de rebelión nacerá una gran obra literaria, la trilogía de Jacques Vingtras, L’enfant, Le Bachelier y L’Insurgé, es el enfoque de la vida vista por un rebelde, Jack Vingtras, al igual que muchos niños de su generación y de otras posteriores, será víctima de la educación cruel e irracional de los “educadores” (padres y maestros), el niño terminará por convertirse en un rebelde y el rebelde en un insurrecto.

En 1850 le suspenden en el examen para el título de bachiller en Rennes, un año más tarde se dedica a actividades políticas clandestinas en París, con un grupo de jóvenes forma el “Comité des Jeunnes”, se proponen secuestrar a Luis Napoleón. Tras el golpe de Estado del 2 de diciembre, el “Comité des Jeunnes” se subleva por las calles de París. Aquel año de 1851, su padre, temiendo las repercusiones que puedan acaecer tras los acontecimientos políticos de su hijo, consigue del médico de la familia en Nantes, un certificado acreditativo en que consta que Jules sufre enajenación mental. El día 31 de diciembre ingresa en el manicomio de Saint-Jacques.

La vida de Jules Vallès será siempre un ir y venir de sí mismo a los demás, su vida será una entrega total a la causa justa del pueblo, su alegría será inmensa cuando la Comuna triunfe en París. Un año antes de morir declarará en un periódico parisino que colocaba por encima de todo, incluido sus éxitos literarios, su participación en la redacción de la proclama insurreccional de la Comuna. En el mes de febrero de 1852, el director de Saint-Jacques certifica que Jules sufre tormentos imaginativos con tendencia al suicidio. Un mes más tarde, se asegura la curación casi milagrosa y se le deja en libertad. En julio, Vallès, volverá a París reincorporándose a sus actividades subversivas… La Constitución francesa otorga poderes especiales a Napoleón, proclamándolo Emperador. Al año siguiente, Vallès será encarcelado en Mazas por tomar parte en un complot contra Napoleón. Aquel mismo año empezará sus estudios de derecho. En 1856 vivirá en plena miseria en una buhardilla con un amigo de infancia. Será uno de sus peores años. Abandonado y olvidado de todos empezará a escribir. Al año siguiente morirá su padre, para Jules es como la liberación de una sombra liberadora, él ha odiado a su familia desde la infancia. Aquel mismo año de 1857, edita su primer libro L’Argent par un homme de lettres devenu homme de bourse. También en el mismo año iniciará sus colaboraciones periodísticas bajo el seudónimo de Max. Desde las columnas de Le Figaro y de Le Présent, escribirá crónicas mordaces y críticas que le convertirán en un periodista famoso; y en estos periódicos aparecerán artículos importantes como “Un refractarie illustre”, “Le dimanche d’un jeune homme pauvre, ou le sepetième jour d’un condamné”. Estos iniciales éxitos periodísticos le permitirán colaborar en otras publicaciones importantes, como Le Boulevard, Le Progrés de Lyon, L’Époque… En 1863 es nombrado auxiliar en el Liceo de Caen, no tardarán en hacerle dimitir, causas: enseñar a sus alumnos a rebelarse contra todo… En el diario L’Époque publicará en folletones su novela Jean Delbene. En agosto enviado por el periódico L’Époque viajará a Londres. En la capital inglesa conocerá a Dickens, con el que estrechará grandes lazos de amistad.

Jules Vallès, que durante seis años trabajó en la alcaldía de Vaugirad, en 1866 le hacen presentar la dimisión como empleado, de esta manera pierde su sueldo fijo, el cual estaba estipulado en 1.200 francos anuales. A pesar de la pérdida del empleo, sus escritos proliferan, lo cual le permiten percibir los emolumentos necesarios para seguir viviendo, para seguir escribiendo, para seguir sufriendo… El periodismo será su salvación. Este mismo año le editan La Rue y escribe sus artículos en Le Figaro, L’Evénement, La Liberté, Le Nain Jeune. Sus obras irán apareciendo a la luz pública, una tras otra, en folletones editados por los periódicos, y así publicará Les Enfants du Peuple, Un gentil homme, Le parodie, Pierre Moras.

En 1869 se presentará a las elecciones legislativas como socialista revolucionario, pero no será elegido. En el año siguiente toma parte en los disturbios políticos y revolucionarios de la Comuna, con 30 insurrectos ocupa durante unas horas la alcaldía de la Villette y forma parte del comité revolucionario de los 20 “arrondissements· de París. Jules Vallès que en 1869 había sido nombrado redactor en jefe de Le Peuple y Le Refractaire, en 1870 por iniciativa suya convertirá el periódico La Rue en diario, y un año más tarde fundará Le Cri du Peuple, que tanta importancia tendrá en la lucha insurreccional de la Comuna.

1871 es el año final de la guerra franco-prusiana, es el año de la III República, es el año de la Comuna, es el año de la guerra civil… Francia vivirá un ajetreado año de luchas fratricidas. Thiers será el presidente la III República, pero el 18 de marzo estalla la insurrección comunal, proclamándose la Comuna días después. Jules Vallès la defenderá hasta el último momento, luchando desde las barricadas contra la reacción militar-burguesa.

Una vez ahogada en sangre la Comuna, e instalado en el poder el viejo orden con Thiers a la cabeza, Jules Vallès que ha sido condenado a muerte logrará escapar a Londres, donde iniciará su etapa de exilio hasta que la amnistía de 1880 le permita regresar a París. Durante este espacio de tiempo su obra literaria será pródiga, extensa y de alta calidad. Estos años de meditación en Londres lo convertirán en un clásico de las letras francesas. En 1876 comenzará su famosa trilogía de Jacques Vingtras, L’Enfant, nace tras cuatro meses de gestación. L’Enfant (El Niño) es la historia de la infancia de Jacques Vingtras, el libro lo inicia con una dedicatoria muy sugestiva, que dice así: <<A todos los que se murieron de aburrimiento en el colegio, o a los que su familia hizo llorar, que durante su infancia fueron tiranizados por sus maestros, o apaleados por sus padres, dedico este libro.>> El niño es un ser débil, enfermizo, amargado, adulto antes de hora y dispuesto a rebelarse contra los tratos que recibe cotidianamente en su casa o en el colegio. Vallès escribe y su pluma nos lleva a ese mundo, y a esa circunstancia que envuelve al niño Vingtras: <<¿Qué otros recuerdos tengo de mis primeros años? Recuerdo que en el invierno los pájaros venían a picotear a la nieve delante de mi ventana; que en verano me manchaba los pantalones en un patio maloliente; que en el fondo del sótano uno de los inquilinos cebaba patos. Me dejaba amasar las bolitas de salvado mojadas con que se atiborraban, y los animales se ahogaban. Mi madre aparecía frecuentemente para agarrarme por las orejas y darme un pescozón. Lo hacía por mi bien.>> El niño irá creciendo, y con él, crecerá su odio hacia la sociedad en que vive, asistirá al colegio y este será una prolongación de su casa; no en vano su padre es maestro. En el colegio aprenderá a temer a los superiores y a esconderse: <<El colegio como todos los colegios, como todas las cárceles, daba sobre una calle oscura…>>

El niño dará paso al muchacho y ése huirá a París, buscando la independencia, buscando el amor, buscando la vida, buscando la libertad… Y ese nuevo Jacques Vingtras, prolongación de ese niño que se ha escapado de casa, irá descubriendo el mundo, y las injusticias que reinan en el mundo le harán tomar conciencia: <<Voy todos los días a la calle Jacob para poner mi corazón en los libros que tienen allí, o para oír al periodista hablar de la bandera republicana colocada en los puentes y defendida por unas brigadas al grito de ¡Viva la nación! ¡Mueran los reyes! ¡La libertad o la muerte! No sé lo que es ser libre, pero sé lo que es ser víctima, lo sé a pesar de mis pocos años.>>

Jack Vingtras al igual que Jules Vallès será un insurrecto que luchará hasta el fin por la Comuna y por la revolución. Jack Vingtras es el espejo en el cual se prolonga la imagen reflejada de Jules Vallès; por eso, Jules Vallès y Jack Vingtras son una misma persona. París quedará provisionalmente atrás con sus obreros, sus insurrectos y sus revolucionarios utópicos. Jacques Vingtras regresará a Nantes, pero él sabe que su conciencia ha cambiado y que ya nada podrá devolverle al viejo camino: <<Todo cuanto me ha rodeado ha sido unido a la pobreza. Y ahora, en lugar de los discursos de Catón, de Cicerón, de gentes en o, onis, i orm, descubro que los hombres se reúnen en la plaza pública para discutir sobre su miseria y pedir trabajo o muerte.>>

Durante los últimos años de esta década Jules Vallès alcanzará el cénit de su apogeo literario; Emile Zola en su crítica literaria en Le Voltaire, dirá: <<Pero un novelista de la talla de Jules Vallès no tiene más que levantarse para ser visto.>> En su amargo exilio continuará escribiendo artículos bajo el seudónimo de Jean de la Rue. De Londres se desplazará a vivir a Bruselas, Vallès seguirá añorando los viejos tiempos de París, pero la realidad es la realidad y él es un condenado por insurrecto en Francia. Sus libros se suceden uno tras otro, el éxito de L’enfant le abre muchas puertas y sus libros son editados y reeditados. Publica Memoires d’un revolté y Le candidat des pauvres. Con la promulgación de la amnistía en Francia, Vallès logra su deseado sueño de volver a París. Han sido nueve largos de exilio. Jules Vallès regresa con un gran fardo de papeles mojados por el sudor y la sangre del olvido. De nuevo en su tierra le editarán el segundo tomo de Jacques Vingtras, Le Bachelier, el cual es la continuación metamórfica de su propia autobiografía, los años de estudio en la Universidad donde se sigue forjando el hombre con conciencia de rebelde. En 1882 aparece L’Insurgé (El Insurrecto), Jacques Vingtras ha crecido, ahora ya no es aquel niño que crecía odiando a su familia, a sus maestros, a la sociedad. Jacques Vingtras lo sabe, por eso, él es profesor, periodista, escritor. Pero al profesor lo despiden, al periodista le tapan la boca y al escritor no le dejan publicar, ¿qué ha de hacer en tal caso el hombre?

Cuando llega la hora de la rebelión de 1870, Vigntras estará al pie del cañón, pero la victoria durará tan solo dos días, la reacción vuelve al poder que en realidad no lo ha perdido. Cuando estalla la insurrección del 18 de marzo, Jacques Vingtras luchará de distrito en distrito hasta que la Comuna venza en todos ellos y París caiga en manos del Pueblo. El 26 de marzo, día de la proclamación de la Comuna, Le Cri du Peuple ha reaparecido, Jacques Vingtras (como Jules Vallès) es el redactor jefe del periódico revolucionario en que escribe: <<¡Qué jornada! El sol cálido y claro que dora la boca de los cañones, esa fragancia de flores, el ondear de las banderas, el murmullo de esa revolución que ha llegado tranquila y bella como una orilla azul.>> Y, más adelante, dirá: <<Ocurra lo que ocurra, aunque debamos ser vencidos de nuevo y morir mañana, nuestra generación está consolada. Hemos sido pagados por veinte años de angustias y derrotas.>> Cuando la reacción intente de nuevo el asalto a la Comuna. Vintgras volverá a estar al lado de los suyos, luchando hasta que con la derrota tenga que abandonarlo todo y exiliarse: <<Miro el cielo hacia donde está París. Es un azul frío, salpicado de nubes rojas. Parece una enorme blusa manchada de sangre.>>

Al regresar de su exilio, Jules Vallès, lanza su periódico Le Cri du Peuple, en el que escribe casi cada día artículos sociales y políticos; en el periódico colaboran un grupo de intelectuales socialistas y anarquistas. En su propio periódico y en folletones publica Souvenirs d’un étudian pauvre y Les grands jours de l’anne terrible.

En 1885 se agrava su diabetes. Redacta su testamento y se lo entrega a su fiel amigo Héctor Mâllot. El 25 de enero, a la temprana edad de 52 años, muere en París. Su entierro provoca una verdadera manifestación popular. Un año antes de su muerte en su periódico Le Cri du Peuple, escribe un trabajo que alcanzará gran resonancia: <<L’Aficche rouge (El cartel rojo), en este texto nostálgico, Vallès nos recordará un cartel que en forma de proclama fue pegado en los muros de París, el 6 de enero de 1871, y que pasó a la historia con este nombre. El manifiesto fue redactado por cuatro militantes representantes de diversas tendencias agrupadas en la coordinadora de los veinte distritos de París, entre los cuales se encontraba Jules Vallès.

En mayo de 1968, casi cien años después de la insurrección comunal, París arde… El pueblo vuelve a estar en la calle… La Sorbona ha sido ocupada por los estudiantes… Los obreros de todo el país están en huelga… El sistema burgués se tambalea… París, otra vez, es una fiesta. Banderas negras, anarquistas. Banderas rojas, marxistas. Y de nuevo los mitos revolucionarios y sus frases en las paredes: “Viva la Comuna”,”, “La libertad empieza por una prohibición: Prohibido prohibir”. El mayo francés vino a recordarnos que mientras la injusticia reine en la tierra, la Comuna vivirá, que como alguien ha dicho, la Comuna vive en cada uno de nosotros. Y Jules Vallès, desde du antiguo y lejano periódico Le Cri du Peuple, nos recuerda: <<Tú recogerás nuestra herencia. Hijo de los desesperados, tú serás el hombre libre.>>



Bibliografía:

París a sangre y fuego. Jornadas de la Comuna, por Luis Carreras, Calamus Scriptorium, Barcelona, 1979.

Los poetas de la Comuna, Maurice Choury, Seghers, París, 1970.

Historia de la Comuna (2 vol.), P. O. Lissagaray, Laisa, Barcelona, 1971.

La Comuna y el proletariado, Jesús Castellote / Miguel Pérez, ZYX, Madrid, 1966.

La guerra civil en Francia, Carlos Marx, R. Aguilera Editor, Madrid,1970.

El Niño, Jules Vallès, Alianza Editorial, Madrid, 1970.

Le Bachellier, Jules Vallès, París, Charpentier, 1947.

El Insurrecto, Jules Vallès, Editorial Mateo, Barcelona, 1970
Ferran Aisa-Pàmpols
(Ideas, n. 3, julio-agosto de 1980)

13/10/19

Abel Paz - Fernando Casal - Ferran Aisa


La barana del vent

La biografia d’Abel Paz

Ferran Aisa 

Les Ediciones Libertarias de Madrid acaben de publicar Geografía de Abel Paz. Memorias, materiales y cabos sueltos de una “memòria” marginada, en una esplèndida edició de 525 pàgines. Els seus autors Fernando Casal i M. Antonia Ferrer han realitzat un magnífic treball antropològic,  minuciós i completament documentat de la vida de Diego Camacho Escámez (Almeria, 1921-Barcelona, 2009), més conegut per un dels seus pseudònims Abel Paz. Els autors per resseguir la vida del militant i escriptor anarquista s’han centrat tant amb les seves memòries publicades com les que resten inèdites i arxivades en al Centre “Ascaso-Durruti” de Montpellier. Els autors també han tingut al seu abast el testimoni de les nombroses persones que el vam conèixer (que formen la llarga llista dels agraïments), els quals han aportat les diverses facetes d’Abel Paz. Entre els entrevistats hi ha les seves excompanyes Antonia Fontanilla i Jenny Benimelly, el seu fill Ariel i molts companys de lluita des de Salvador Gurucharri a Tomàs Ibàñez, passant per a mi mateix que el vaig conèixer l’any 1977 i que fins i tot vaig viure sis mesos a casa seva del carrer Verdi de Gràcia. Aquesta biografia és completament oportuna tant per els qui el van conèixer com pels qui s’han acostat a la seva obra, doncs revisa no solament la vida d’un dels principals autors llibertaris espanyols contemporanis amb obres com Durruti, el proletariado en armas, que ha estat traduïda a nou llengües. L’aportació dels testimonis ajuden a reconstruir la personalitat d’Abel Paz, de vegades glossat de provocatiu, altres de malhumorat, però sempre qualificat de solidari i obert a l’optimisme, com ja reivindicava a la portada del seu llibre CNT 1939-1951, on reproduïa un cartell de la guerra civil en què es manifestava “No cabe el pesimismo”. Aquesta geografia vital que ressegueixen Fernando Casal i M. Antonia Ferrer a través de la figura d’Abel Paz serveix sobretot per refer la memòria de l’anarquisme ibèric i, alhora, de la història d’un temps concret i ho fan a través de quatre capítols on trobem des de l’infant que arriba d’Almeria a Barcelona , el seu pas per l’Escola Natura del Clot, la revolució del 36, les Joventuts Llibertàries, “Los Quijotes del Ideal”, els camps de concentració, la postguerra, la clandestinitat cenetista, la lluita contra el franquisme, la presó, l’exili, les publicacions llibertàries, el Maig del 68, el retorn a Espanya, la Transició, la Barcelona llibertària de 1977, els avatars de l’Organització Confederal, el Cas Scala, el desencís, la seva participació en la constitució del CDH-S i la reconstrucció de l’Ateneu Enciclopèdic Popular i, finalment, la seva dedicació a fomentar el pensament llibertari arreu del món. El llibre bé complementat amb un interessant bloc de fotografies que, d’una manera cronològica, segueixen la geografia d’Abel Paz que, els anys vuitanta i noranta, esdevingué un viatger compulsiu. Gràcies al seu “Durruti” es va dedicar a fer xerrades sobre la revolució espanyola a quatre continents. Els autors es recreen amb l’aventura d’Abel Paz amb el seu Durruti i la revolució del 36 per Austràlia, Hong Kong, Corea del Sud, Japó... El binomi “Durruti-Abel Paz” va passar a ser un mateix personatge com explica la seva excompanya Jenny als autors d’aquest treball: <<Que Diego hizo su Durruti como el hubiera querido ser; tanto es así que el autor se confunde con el biografiado.>>  
Ferran Aisa-Pàmpols (Solidaridad Obrera núm. 374, 25-7-2019)


27/9/19

Leopoldo Alas Clarín / La regenta / Ferran Aisa


APUNTE BIOGRÁFICO: LEOPOLDO ALAS “CLARÍN”. EN EL CENTENARIO DE LA REGENTA



Leopoldo Enrique García Ureña nació en Zamora (ciudad en la que su padre era gobernador civil) el día 25 de abril de 1852. Durante su infancia vivió en diversas ciudades, entre ellas León. En octubre de 1963 se establece en Oviedo de donde su familia era originaria. Estudió Derecho Civil y Canónico, doctorándose en 1871 en Madrid, donde cursó seguidamente Filosofía y Letras.

Desde bien joven empezó a escribir versos, teatro y relatos. En sus años madrileños frecuentó las tertulias literarias y el Ateneo, por esa época, junto a sus amigos Tomás Tuero, Pío Rubín y Armando Palacios Valdés fundó el periódico Rabagás del que sólo salieron tres números. También de sus años madrileños son sus primeras colaboraciones en la prensa, el 11 de abril de 1875 estrenaba el seudónimo de “Clarín”, en las columnas de El Solfeo. Firma que ya no abandonaría jamás tanto en sus colaboraciones periodísticas como literarias. Tras diversas oposiciones consigue en 1882 la Cátedra de Economía Política y Estadística en la Universidad de Zaragoza, siendo, posteriormente, trasladado a Oviedo.

En 1881 publica su primer libro Solos de Clarín en el que recoge diversos artículos publicados en la prensa. Dos años más tarde se instalará definitivamente en la ciudad asturiana de Oviedo donde había regresado casado con la joven Onofre García.

En 1884 aparece en dos volúmenes su novela La Regenta (ahora las letras españolas conmemoran el centenario de esta gran obra literaria) editada por la Biblioteca “Arte y Letras” de Barcelona. Novela que alcanzó muy pronto un clamoroso y ruidoso éxito agotándose de seguida la primera edición. Otra de sus grandes novelas fue Su único hijo que fue publicada en 1890. Clarín tenía previsto escribir una tetralogía que vendría a ser la continuación de La Regenta, pero su proyecto se vería truncado por su temprana muerte.

Leopoldo Alas militó en el campo republicano siendo seguidor de Emilio Castelar, también fue un gran defensor del natiralismo. Clarín participó en debates y escribió diversos artículos sobre este tema. En 1900, por encargo de la editorial Maucci, tradujo al castellano la novela El trabajo de Zola. Otro de sus escritores más admirados fue Flaubert. Clarín escribió numerosos relatos y novelas cortas, como dramaturgo escribió Teresa, que sería estrenada el 20 de marzo de 1895 en el Teatro Español de Madrid por la Compañía de María Guerrero. Como crítico escribió en diversas publicaciones, tales como: Madrid Cómico, La Ilustración Española y Americana, La Ilustración Ibérica, El Globo, etc.

Leopoldo Alas “Clarín” falleció el 13 de junio de 1901 en Oviedo a la edad de 49 años tras una larga enfermedad diagnosticada de tuberculosis intestinal. Los funerales y el entierro se vieron concurridísimos, un periódico local, El Corbayón, informaba el día 15: <<Muchos obreros habían solicitado permiso para dejar los talleres y acompañar el cadáver y, a pesar de la lluvia que caía a torrentes, llegó compacta la multitud hasta Sanr Roque.>>

“CLARÍN”

Leopoldo Alas “Clarín” fue un escritor vocacional, un literato nato, entregado con fervor a la creación literaria. Ya de adolescente comenzó a escribir versos, relatos, artículos… las páginas manuscritas de Juan Ruiz (1868-1869) son una prueba de ello. El teatro fue también una afición juvenil, escribiendo más de cuarenta dramas (todas perdidas) antes de los veinte años, y se las declamaba a él mismo. En un ateneo estudiantil (según cuenta Armando Palacio Valdés) ovetense estrenó “Clarín” una obra de cariz histórico, El cerco de Zamora. Algunos de sus versos quedaron esparcidos por diversas publicaciones asturianas, pero Clarín no destacaría precisamente como poeta ni como dramaturgo, él mismo en 1887, en su libro Apolo en Pafos, manifestaría haber prescrito sus delitos poéticos. Esa especie de sarampión adolescente y juvenil por los versos y el teatro irían dando paso al creador en prosa ya fuese en el campo periodístico como crítico audaz llena su pluma de sátira e ironía y ya en el campo literario como narrador. “Clarín” se convirtió en un gran cuentista y autor de novelas cortas con categoría suficiente para entrar en la historia de la literatura española, pero, sobre todo, dos novelas, La Regenta (1884) y Su único hijo (1890), le convierten sin duda en uno de los más importantes autores españoles del siglo XIX.

Bibliografía:

Speraindeo (1880)

Solos de Clarín (1881)

La literatura en 1881 (1882)

La Regenta (1884)

Sermón perdido (1995)

Un viaje a Madrid (1886)

Pipá o el Cura de Vericueto (1886)

Cánovas y su tiempo (1887)

Apolo en Pafos (1887)

Mis plagios (1888)

Un discurso de Núñez de Arce (1888)

Rafael Calvo y el teatro español (1890)

Museum (1890)

Su único hijo (1890)

Un discurso (1891)

Ensayos y Revistas I (1892)

Tres novelas cortas: Doña Berta, Cuento y Superchería (1892)

Adiós cordera… (1892)

Ensayos y Revistas II (1892)

Palique (1894)

El señor y lo demás son cuentos (1894)

Teresa (1895)

Cuentos morales (1895)

El gallo de Sócrates (1901)

El siglo pasado (póstumo,1901)

Proudhon (póstumo, 1912)

Doctor Sutilis (póstumo, 1917)

Cuentos (póstumo, 1953)

Ferran Aisa-Pàmpols



(El Vaixell Blanc, n. 24, mayo-junio de 1984)







16/9/19

La Canadiense / Ferran Aisa


La Canadiense. cien años de la conquista obrera de las ocho horas

Ferran Aisa



La conquista de la jornada laboral de las ocho horas fue el resultado de una lucha titánica del movimiento obrero organizado que, desde los lejanos años de la Primera Internacional, se reivindicaba. Los tres ochos formaban parte de la mitología de la clase obrera: ocho horas de trabajo, ocho horas de estudio y esparcimiento y ocho horas de descanso. A partir de 1889, tras el Congreso Socialista de París, se había establecido una fecha anual el Primero de Mayo para reivindicar la jornada de las ocho horas. La lucha obrera fue constante, treinta años después se conseguía dicha jornada laboral en España, primer lugar del mundo en decretarla no gratuitamente sino tras una dura huelga local que gracias a los principios anarcosindicalistas der solidaridad se convirtió en general. En 1919 el proletariado catalán afiliado masivamente a la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) llevó a cabo dicha huelga conocida con el nombre de la Canadiense. Hagamos una breve recapitulación para hablar de esta popular empresa multinacional. El 25 de agosto de 1911 se había constituido en Toronto la Spanish Securities Co. Limited que se convirtió en propietaria de varias empresas barcelonesas y catalanas de electricidad y de transportes. Poco después se firmaba en Barcelona los poderes de la nueva sociedad Barcelona Traction Ligth and Power, que se hacía cargo de la empresa Riegos y Fuerzas del Ebro, de los Tranvías barceloneses, del Ferrocarril de Sarrià. Esta empresa de capital mayoritario canadiense, de ahí su popular nombre. se hizo cargo también de la central eléctrica del Paral·lel, de las presas en construcción en Lleida (Seròs, Camarasa, Talarn, etc.) y empezó a construir los Ferrocarriles del Vallès.

La Canadiense fue dirigida en sus inicios por el ingeniero y masón rotario Frank S. Pearson, hombre liberal y de gran cultura, que falleció el 7 de mayo 1915 cuando se trasladaba a New York en el Lusitania siendo torpedeado por un submarino alemán. El nuevo gerente de la Canadiense fue Frase Lawton, un hombre no tan liberal como su predecesor.

Los años que preceden al inicio de la huelga están marcados por la ilusión que representó para el proletariado en general el triunfo de la revolución rusa, y por la crisis económica derivada del fin de la Guerra Mundial. El paro y la miseria hicieron mella en la sociedad catalana que se organizó rápidamente en la CNT, prueba de ello que dicha central pasó de tener 15.000 afiliados en 1915 a tener 350.000 en 1918, por medio había participado con la UGT en la huelga general de 1917 y había organizado el Congreso Regional de Sants de junio de 1918. En este comicio los anarcosindicalistas no solo ratificaron sus postulados de acción directa, solidaridad, apoyo mutuo y federalismo, sino que constituyeron los Sindicatos Únicos o de industria, pieza clave de la modernidad del sindicalismo.

La huelga de la Canadiense tiene su prólogo el diciembre de 1918 en el conflicto derivado de la construcción de la presa de Camarasa (La Noguera-Lleida), cuando los trabajadores indignados por las malas condiciones laborales en que tenían que trabajar se declararon en huelga y buscaron el apoyo de la CNT. El 15 de diciembre se convocó la huelga general en la provincia de Lleida. La lucha de los obreros de la Canadiense se trasladó a Barcelona a primeros de febrero de 1919 cuando ocho trabajadores de la oficia de facturación fueron despedidos por no aceptar la oferta de la empresa de reducción de salario. La solidaridad con los trabajadores no se dejó esperar, primero fueron los oficinistas, luego se unieron los electricistas y el resto de afiliados al Sindicato Único de Agua, Gas y Electricidad. Como una mancha de aceite la solidaridad con los trabajadores de la Canadiense se extiende a los sectores de transporte (carreteros, tranviarios, ferrocarriles de Catalunya, estibadores del puerto), artes gráficas, alimentación, etc. El 17 de febrero entra en huelga el sector textil donde el 80 % de su plantilla son mujeres. El 21 de febrero los trabajadores de la central del Paral·lel cortan la luz dejando Barcelona sin energía. La ciudad queda completamente sin alumbrado público y privado que afecta a oficinas, talleres, comercios, almacenes, espectáculos, prensa… La huelga afecta al 70 % de la industria catalana. Paralelamente el capitán general de Catalunya Milans del Boch decreta el Estado de Guerra y militariza a unos 3.000 trabajadores, que se niegan a trabajar siendo detenidos y conducidos al Castillo de Montjuïc. El Sindicato Único de Artes Gráficas aplica la censura roja tanto en las imprentas como en las rotativas de los periódicos negándose a publicar ningún bando en contra de la huelga de los trabajadores. El 17 de marzo se inician las negociaciones entre los representantes de la empresa, el delegado del gobierno y el Comité de Huelga que ha sido excarcelado para que pueda asistir a las reuniones donde se aprobarán las bases de trabajo donde entre otras cuestiones laborales se establece la jornada de ocho horas diarias y se pide la libertad de todos los presos, cosa que conceden exceptuando unos cuantos obreros que tienen causas pendientes.

Las bases serán ratificadas por los trabajadores en la Asamblea de la plaza de toros de Las Arenas donde destaca la oratoria de Salvador Seguí “El Noi del Sucre”, los cuales dan un plazo de 72 horas al gobierno para que deje libres a todos los trabajadores. El 24 de marzo estalla la huelga general que durará 15 días, en este intervalo de tiempo, el 3 de abril el gobierno presidido por el Conde de Romanones firma el Real Decreto Laboral de las horas o cuarenta y ocho semanales. El 8 de abril termina la huelga general con la victoria de los trabajadores.
Ferran Aisa Pàmpols, es autor de "La huelga de la Canadiense. La conquista de las ocho horas" (Entreambos, Barcelona, 2019). También en catalán editado por Edicions de 1984-Ajuntament de Barcelona.






2/8/19

La vaga de la Canadenca / Ferran Aisa / El Nacional / GustauNerin

Llibres


Ferran Aisa: “A la vaga de la Canadenca els obrers van assolir tot el que demanaven”

Gustau Nerín
Foto: Joan Sánchez / Foto cedida per Ferran Aisa
Barcelona. Dijous, 1 d'agost de 2019





Ferran Aisa ha fet de professor d’història, i alhora ha treballat com a guionista de documentals històrics i com a comissari d’exposicions. La seva especialitat és la història de l’esquerra catalana en la primera meitat del segle XX. Ha publicat La vaga de la Canadenca. La conquesta de les vuit hores (Edicions de 1984), amb motiu del centenari d’aquest esdeveniment.
Acció de La Canadenca.1929 amb cupons Wikipedia
Actualment es percep el personal d’oficines com molt menys combatiu que el dedicat a feines industrials, però la vaga de la Canadenca va començar a oficines.
La vaga comença justament a l’oficina de facturació, que era a la plaça Catalunya. Als treballadors d’aquest sector, que tenen contractes precaris, els fan fixos a canvi d’una reducció dels salaris. I quan protesten, l’empresa, que està en contra del sindicalisme, fa fora 8 treballadors de la CNT. Els cobradors i els treballadors de facturació comencen la vaga i després s’estira a d’altres sectors.
A la vaga de la Canadenca les dones també hi van tenir un paper important...
La solidaritat amb els vaguistes ben aviat s’estén a alguns sectors on hi treballen moltes dones, com el tèxtil, on el 70% del sector són dones. Les dones també se sumen a l’organització de la vaga: a través dels sindicats i les cooperatives contribueixen a que la gent que està en vaga pugui menjar. Es crea un banc d’aliments i de carbó (a més a més de la caixa de solidaritat), que permet als vaguistes de disposar de menjar. La solidaritat arriba d’altres llocs d’Espanya, per exemple, en forma d’aliments... De Castella i de València envien farina, fruita... I tot això ho organitzen sovint les dones.
La CNT no només és un sindicat centrat al món del treball, també és present al món dels barris
Les dones també estaven integrades a la CNT?
El llibre parla molt del paper de les dones, perquè ja al 1918 la CNT va veure que el protagonisme de la dona era fonamental, perquè tenia un paper clau en el treball. El 1918 organitzen les minyones, i aconsegueixen grans millores laborals per a elles. Però els anarquistes també tenien en compte que les dones treballen a les empreses, però també viuen als barris. I quan hi ha problemes de subsistència, són les dones les que surten al carrer. La CNT no només és un sindicat centrat al món del treball, també és present al món dels barris... Els barris estan organitzats...
Tot i que sovint es dona la imatge de Barcelona com a “Rosa de Foc”, el llibre ofereix la idea d’una Catalunya molt moguda socialment. El conflicte no només afecta la ciutat.
Al desembre de 1918 comença una gran vaga on La Canadenca està construint la central de Camarasa (a la Noguera), per les males condicions en què estan els treballadors, molts d’ells migrants... Allà va haver-hi una vaga d’un mes, convocada per la CNT, que no va tenir molts resultats, per la repressió de la guàrdia civil, però que va preludiar la vaga posterior.
La CNT va arribar a tenir 443.000 afiliats a Catalunya
logo CNT
En aquells moments, la Confederació Nacional del Treball, la CNT, tenia un gran poder, no?
La CNT té, en aquell temps, més de 700.000 afiliats, a nivell d’Estat, dels quals 443.000 a Catalunya, el que vol dir la pràctica totalitat del proletariat. Per això és il·legalitzada, i el seu diari, la Solidaridad Obrera és prohibit. Però a desgrat de la prohibició, se’n fa una edició clandestina amb una tirada de 120.000 exemplars.
La seva teoria és que en la vaga de la Canadenca els obrers van triomfar gràcies a l’experiència acumulada en diversos fracassos?
Des de primers de segle hi ha moviments obrers molt potents. El 1902 fracassa una vaga en què demanen 10 hores de treball. El problema és que el moviment sindicalista, obrer i lliurepensador va patir una forta repressió a finals de segle, amb el procés de Montjuïc, de 1896, que va escapçar tots els moviments. Després d’això els obrers van veure que el seu moviment s’havia de reordenar. Els obrers estaven desemparats en aquell moment: no hi havia pensions, no hi havia dret a indemnització ni a subsidis... Per això creen l’Ateneu Enciclopèdic Popular, que serà el més important d’Europa, es creen les mútues, ressusciten les cooperatives... O es forma la Caixa, pensada per ajudar als obrers (no era el monstre en què es convertirà posteriorment)...
El marxisme, com que és centralista, triomfa al centre de l’Estat, mentre que l’anarquisme té força a la perifèria
Com és que la CNT adquireix tanta força en aquells moments?
Des del segle XIX, la força obrera principal a Catalunya era l’anarquisme, organitzat de diverses maneres: en revistes, en ateneus, en l’Associació Internacional de Treballadors, l’AIT (creada a Barcelona el 1870, amb principis bakuninistes)... El marxisme, com que és centralista, triomfa al centre de l’Estat, mentre que l’anarquisme té força a la perifèria: a Andalusia, a València, a Catalunya, a Galícia... La UGT, que naix a Barcelona, abandona la seva seu a Barcelona i arrela més a Madrid (i també a Astúries i al País Basc). La CNT es crea l’any 1910, però l’any següent es il·legalitzada, durant un temps, però malgrat tot va agafant força. El 1915 tenia 15.000 afiliats a Catalunya. El 1916 la Solidaridad Obrera es converteix en un diari, dirigit per Ángel Pestaña. En aquells anys de Guerra Mundial, és un moment on hi ha molta feina. Però quan arriba la fi de la guerra, molta gent es queda a l’atur, en la misèria. I el sindicalisme ho aprofita per dinamitzar-se i captar nova gent... La classe treballadora s’afilia massivament a la CNT. La gent que ve de fora la veu com una cosa mítica.
solidaridad obrera
La vaga del 1917 va tenir impacte en el seu creixement?
Després de la vaga del 1917, la CNT, amb líders com Pestaña, el Noi del Sucre i Simó Piera, adquirirà molt de prestigi... Convocaran un nou congrés, de la regional catalana, a Sants, per parlar, sobretot, d’unir els sindicats que estaven dispersos. Fins aleshores s’estructuraven per oficis: només a l’àmbit de la construcció podia haver-hi 10 gremis (de pintors, de guixaires, de peons...). Després del congrés de Sants creen el sindicat únic de cada ram, i quan hi ha una lluita, a través de la vaga i la solidaritat podran augmentar la seva eficàcia. A vegades quan una empresa té un problema, els sindicats del seu ram, en massa, s’aboquen a la solidaritat. I això dona força als treballadors.

Quin paper van jugar els esdevenimenst internacional?
Quin paper hi va jugar la conjuntura internacional?
La revolució soviètica té una importància vital per a les lluites obreres, perquè crea la il·lusió que sí que és possible acabar amb el capitalisme i crear una societat sense propietat. Hi ha gent de la CNT que viatja als congressos de la Internacional Comunista. Pestaña s’entrevista amb Lenin, que coneixia bé la situació catalana, com la coneixia també Trotski. Lenin proposa a Pestaña que converteixi la CNT en el partit comunista d’Espanya. Però Pestaña té clar que ell vol fer la revolució de baix a dalt, i no de dalt a baix com proposa Lenin. Malgrat tot, la CNT entra a la Internacional Comunista, del 1919 fins al 1922, quan trenca amb el comunisme, i es torna a recrear internacionalment la AIT. Però la classe treballadora, i també alguns republicans, se senten eufòrics en aquell moment: pensen que és possible un canvi social en profunditat.
Els sindicats imposaran la "censura roja" als mitjans
Com van aconseguir els obrers sobreposar-se a uns mitjans de comunicació que li eren majoritàriament hostils, amb l’agreujant de l’aplicació de la censura governamental?
Bàsicament, a través de la censura roja... La CNT té molts afiliats al sector de les Arts Gràfiques. Controlen les rotatives dels diaris. I quan en plena vaga arriba el ban del capità general o qualsevol notícia hostil als treballadors i a la vaga, fan un comunicat dient que no ho publicaran, i que si algun diari ho publica els cobraran una multa, que pagaran als sindicats. Algunes notícies contra la vaga només les publicaran el Diari de Barcelona (carlí) i El Progreso (lerrouxista), que acabaran pagant multes als sindicats. El ban de proclamació de l’Estat de guerra, signat pel capità general, el va haver de publicar l’exèrcit en una impremta pròpia i els soldats el van haver de penjar, ells mateixos, a les parets...
La patronal va combatre la vaga de totes les formes possibles, fins i tot amb actuacions violentes de l’exèrcit o d’esquirols...
La patronal de la Canadenca contracta esquirols quan comença la vaga, però els esquirols que van a la vaga es troben amb un comunicat de la CNT que els avisa que “s’atenguin a les conseqüències”. Molts a la fi no van a la vaga. Un cobrador que no volia fer vaga va ser assassinat i ningú va saber res de qui l’havia matat (tot i que el gerent de La Canadenca, Lawton, va oferir una recompensa altíssima per qui informés sobre els fets). Però, en general, hi ha pocs incidents. La CNT tracta de fer una vaga tremendament pacífica. Intenten no caure en la temptació de fer barricades ni d’enfrontar-se a l’exèrcit... Se centren en d’altres coses. tracten de paralitzar el transport, els tramvies... En aquesta vaga va haver-hi tres morts, en canvi a la de 1917, només a Catalunya, n’hi va haver 32. El 1919, a la Vaga de la Canadenca, no va haver-hi ni barricades...
La Lliga es va posicionar obertament en contra dels treballadors
Quin paper va jugar, a la vaga, la Lliga Regionalista?
La Lliga es va posar en mans del capità general i de la Canadenca... Es va posicionar obertament en contra dels treballadors, demanant l’acomiadament dels obrers cenetistes. Mentrestant, la patronal es divideix en dos: el Foment és partidari de negociar amb la CNT, mentre que Lawton, de la Canadenca, s’hi nega. Per això apareixerà la Federació Patronal Barcelonesa, més radical que el Foment, contrària a tota negociació.
Alguns obrers esperaven que els soldats i alguns militars trenquessin la disciplina i se sumessin a ells... Això va succeir?
Va haver-hi obrers que esperaven mobilitzar els reclutes, però no va succeir res d’això. En realitat, en aquell moment la CNT no veia encara madur el moment de fer la revolució. Aquesta vaga es fa per mesurar la força del moviment obrer. Tenien clar que no es podia fer la revolució de moment, perquè no era la vocació majoritària del poble. Els anarquistes creien que la lluita tenia que ser més social, centrar-se en la jornada laboral, en les indemnitzacions per accident... Creien que així el moviment obrer podia créixer encara més, i més endavant fer la revolució.
Quin va ser el paper de Salvador Seguí en tot aquest conflicte?
Seguí, el Noi del Sucre, el 1919 és el secretari general de la CNT catalana, i en el moment que esclata la vaga, és tancat a la Model. Ell ja havia jugat un paper clau a Camarasa, a Lleida, i a Barcelona, quan es prepara la vaga. Però des d’allà ell controla molt el moviment, a través d’un comitè d’enllaç. Quan arribi el moment de negociar, aniran a buscar-lo a la presó.
Salvador Segui-Wikipedia
Salvador Seguí, el Noi del Sucre, assassinat pels pistolers de la patronal el 1923.
Quan es va decidir la patronal a negociar?
En principi intenten acabar amb els sindicats. No comencen a negociar fins que Barcelona es queda a les fosques. Aleshores es veu que la vaga va de debò. El govern envia l’exèrcit. Expropien la Canadenca, amb el permís de l’ambaixada britànica i canadenca i intenten restaurar el servei elèctric, però no tenen carbó, que està al port, però els estibadors i els carreters es neguen a portar-lo...
Com valora la vaga de la Canadenca? Un triomf o un fracàs dels sindicats?
La vaga de la Canadenca va ser un triomf dels sindicats, perquè aconsegueixen gairebé tot el que demanen: les vuit hores de jornada, millors salaris, cobrar els endarreriments dels dies de vaga, que no hi hagi acomiadaments, indemnitzacions en cas d’accident de treball... Només hi ha un tema que no aconseguiran: que tots els presos que estan a la presó siguin alliberats. S’alliberen més de 1.000 presos, però una trentena de persones es queden a la presó.
Sortiran de la presó, finalment?
No. Per alliberar-los va començar una segona vaga de 15 dies que tindrà molts problemes, perquè la patronal treu el sometent al carrer: 8.000 persones armades. Comença una repressió brutal contra els obrers. Però malgrat tot el comte de Romanones, president del consell de ministres, el 3 d’abril, signa el decret de les 8 hores.
El sorgiment de grups anarquistes més violents i que usaven tàctiques terroristes, està vinculat a la incapacitat de l’Estat i de la patronal de negociar amb la CNT?
La patronal endurida, continua sense fer cas del decret del govern ni de les negociacions amb els obrers. Es decantarà per organitzar grups de pistolers, amb gent com Bravo Portillo, cap de la policia, o com el fals baró de König, un delinqüent... Es crea el Sindicat Lliure, creat per la patronal, que també té els seus pistolers, i en represàlia els anarquistes creen els grups d’acció per eliminar patrons, esquirols, confidents... Seran anys molt durs de conflicte, fins a la proclamació de la dictadura de Primo de Rivera, el 1923.
La CNT havia estat el moviment anarquista més fort del món
El 1919 es lluitava per la jornada de 8 hores. Ara sembla que hi tornem, amb una patronal que es resisteix al fitxatge…

Jo crec que hi ha hagut un gran retrocés. En certes coses sembla que tenim de tot, però avui en dia més que un proletariat tenim precariat, que cobra menys de 1000 euros al mes, que està completament explotat, perquè les hores ja no les compta ningú... El moviment obrer està fora de joc, els sindicats són burocràcies... La CNT és marginal, la CGT està molt debilitada.... L’anarcosindicalisme ha perdut molta força.. I sobretot, n’ha perdut la CNT de Catalunya, que havia estat el moviment anarquista més fort del món.